Ignimus Uramur veri

"Ardamos en el fuego de la verdad"

Mensaje del rector

El Documento de la Conferencia del Episcopado Mexicano Educar para una nueva sociedad. Reflexiones y orientaciones sobre la educación en México, ofrece elementos valiosos para una cristología de la educación. Los Obispos describen a Jesucristo como la pedagogía de Dios (cf. 56). Su vida y su palabra orientan la historia y el corazón del ser humano. Todo Cristo es enseñanza, él es verdaderamente el Maestro que nos enseña que el camino de la verdad lleva a la experiencia de la libertad plena. Su enseñanza principal es “llevarnos a la verdad y por la verdad al amor” (58). En él hallamos el camino al Padre. Todo su ser y actuar nos revelan una auténtica metodología para la evangelización.

Jesús forma a sus discípulos para que crezcan y alcancen la madurez en la libertad, en el desarrollo de sus cualidades, en la solidaridad y en la práctica de la verdadera caridad. Además, hace de cada discípulo un maestro (cf. 58). 

Éste es el fundamento eclesiológico de la educación. “La razón de ser de la Iglesia y su misión principal es comunicar el Evangelio de Jesucristo y continuar su obra de enseñanza y salvación” (59). Ella es, en efecto, Mater et Magistra, según la expresión usada por el Papa Juan XIII. De este modo, se debe considerar que “toda acción eclesial ha de enfocarse a la gran tarea de evangelizar educando y educar evangelizando”. Los Obispos recalcan que toda la pastoral diocesana debe reconocer la importancia de la emergencia educativa. La Universidad Católica tiene, en este marco, la responsabilidad de contribuir a la evangelización y la construcción de la sociedad. Se debe poner especial atención en la formación de formadores, de hombres y mujeres capacitados para contribuir a la educación humanista y cristiana en general. De manera particular, precisan los Obispos, se debe cuidar la formación del clero (cf. 65). Todas estas ideas permiten reconocer la importancia que tiene la Universidad Católica Lumen Gentium para la Iglesia y para la sociedad.

La UCLG tiene la obligación de brindar una educación que responda a las exigencias culturales de nuestro tiempo. Ésta es una necesidad que el mismo Estado mexicano ha reconocido con la promulgación de la reciente reforma educativa (26/02/2013). Aquí se habla del imperativo de la calidad. RECTOR BIENVENIDA2

La UCLG debe, por supuesto, estar a la altura de esta exigencia, no sólo correspondiendo a los fines de la educación propuestos por el Estado, como son: “desarrollar armónicamente las facultades del ser humano, fomentar el amor a la patria, el respeto a los derechos humanos y la conciencia de la solidaridad internacional en la independencia y la justicia” (http://pactopormexico.org/Reforma-Educativa.pdf), sino, además, enseñando a reconocer el sentido trascendente de la realidad.

Otro elemento importante de esta reforma educativa es la evaluación. Sin ésta no es posible impulsar un crecimiento objetivo de las instituciones. Deseamos generar una cultura de la evaluación de nuestro trabajo y buscar mejores estándares en nuestro nivel educativo y en las áreas de servicio. Nuestra meta es lograr que la Universidad Católica sea una de las mejores opciones, por su calidad y por el estilo de la formación educativa y humana que ofrece.

Mayo de 2013

 

Pbro. Dr. Federico Altbach Núñez

Rector

 

Mensaje-del-Rector-2009

Mensaje-del-Rector-2012